Esther Rubiella por Miguel de Aranguren

No resulta fácil ser artistaBlog del artista en este comienzo del siglo XXI, tan pragmático, tan repleto de urgencias, tan desencantado por haber dejado de lado la contemplación de las cosas bellas. Sin embargo, Esther Rubiella sabe hacerlo.
Porque Esther Rubiella es una artista en el sentido más completo del término: su vida son formas y colores, tensiones y soluciones a través de la materia. Ella observa lo creado y nos lo trae, nos lo ofrece como si sus manos, dotadas para dar forma y tono a través de sus pinceles, fueran nuestros ojos.

Por otro lado, Esther comprende el arte como un todo. Es decir, no sólo como las horas en el estudio, o el tiempo dedicado a buscar nuevos temas con los que llenar su paleta. Arte es, incluso, una manera de vestir diferente, con el «arte a cuestas». Es la ventaja de que su obra se adapte tan bien a pañuelos, pashminas, fulares, abanicos, en un gesto de generosidad que multiplica la exclusividad de sus obras pictóricas (me refiero a sus cuadros) para que formen parte de nuestra vida.

Miguel Aranguren.